Cordero contra pajaritos

Mientras sacamos punta al lápiz, unas disquisiciones de garrafón sobre la condición del blogger.

Cuando en 1982 publicábamos el fanzine, la suma de las tiradas de todos los números, aun con un redondeo generoso, era muy inferior al presunto número de visitas de este blog semidesértico. Sin embargo, apuesto cordero contra pajaritos a que en la época teníamos más lectores, entendiendo por lector una persona que, expuesta a la letra escrita, va y se la lee. Viene esto a cuento porque la mayoría de los que practican este moderno pasatiempo de las bitácoras son más o menos adictos a las estadísticas que tan puntualmente pueden obtenerse en internet. Piensa el blogger que visitante es igual a lector, sin acordarse de sus propios hábitos como internauta. En la práctica, muchos de los que por aquí pasan lo hacen por puro accidente o en vuelo rasante, pero claro, a uno le gusta pensar que se demoran en la atenta lectura de sus delirios, es cosa humana al fin y al cabo.

Cuando se profundiza mínimamente en las herramientas que wordpress, por ejemplo, pone a disposición del plumilla frustrado, se hace patente como muchos de los despistados que pasan por aquí venían buscando cosas muy diferentes. En nuestro caso, la palabra más buscada y por lo tanto la mayor generadora de tráfico es, tachán, Clio Goldsmith. Es más, su sola inclusión en estos párrafos, carentes del más mínimo interés, catapultarán este post al top de nuestro inane ranking, haciendo buena una vez más la célebre teoría que compara la capacidad tractora de tetas y carretas.

Las necrológicas dan también bastante juego, y así las inesperadas desapariciones de Bernardo Bonezzi y Gonzalo Garrido también han dado lugar a más visitas de las que se esperaban, al menos en estos casos se trata de personajes relevantes para nuestra particular guerra. Uno que recibe bastantes búsquedas es Pedro Munster, y también términos como Rockola, Alaska, Radio Futura, Victor Coyote, Los Nikis… en fin los más obvios.

Capítulo aparte merecen las búsquedas pintorescas que, por el motivo que fuera, terminan en casa de uno. Se encuentran conceptos apasionantes como “actuaron hoy en al fondo hay sitio“, “letras de mucisas q nadien haigan cantando” (sic), “corte de cabello sychobilly“, “imágenes tristes para pin“, “ana curra tetas” (!), “división de la huerta“, “reflexiones bonitas y cortas“, “tortilla editorial” (?), “pasando chicle a otra boca” (!!!) y mi favorita, y que me llena de esperanza, “calentonas de 30 años“.

Me gusta imaginar el breve gesto de  decepción que habrá surcado el careto de estos avezados exploradores de la red antes de abandonar para siempre nuestro pequeño pisito. Son los misterios de los buscadores, ciencia muy en boga y que se define con el palabro internetil SEO-SEM, como sabe todo el mundo. Lo que toca.

Anuncios

El número completo de Verano 1982, por la patilla

En este verano repleto de buenas noticias, una vez más desafiamos a Windows & Montoro, los DJs de moda,  con un nuevo óbolo editorial. Ahórrate 50 de las futuras pesetas con un discreto clic y rememora a la sombra de un ciruelo el trepidante estío de 1982, cuando Naranjito imponía su despiadada ley.

Después de este post tomaremos unas merecidas vacaciones blogueras hasta septiembre. Se supone que casi todo el mundo tiene un blog, cosa ésta muy discutible, así que ya sabréis lo laborioso que es mantener el ritmo de dos post semanales que nos hemos impuesto, a nuestra edad provecta. Para mantener el suspense y acabar en una buena nota, aquí va, en formato pdf y respetando fielmente nuestro legendario formato de fotocopias ligeramente torcidas, el número completo de Ediciones Moulinsart publicado el verano de 1982.

Disfruta de las entrevistas con Radio Futura y los jazzetas de Defunkt, culturízate con el artículo sobre The Associates, típica flor de un día de la época, aprende sobre Scritti Politti, Stiff Little Fingers o The  Records

… o descubre la pericia como relatista de Sabino Méndez ,  e incluso inocúlate, totalmente baidefeis, unas dosis de odio africano desde nuestra sección de noticias breves, titulada en esta ocasión “Il conforto del più completo automatismo“, como no podía ser de otra forma.

Y si, en un gesto de evidente desprecio hacia los bosques del planeta, has optado por imprimirlo, reutiliza las hojas para envolver el bocadillo, o practica el noble arte de la papiroflexia!

La entrevista con Radio Futura en Ediciones Moulinsart

Hacía falta ser muy muy burro para no darse cuenta de cuál era el mejor grupo de Madrid en aquellos años.

Ya explicamos en un post anterior cómo eramos fans fervientes de Radio Futura, incluso durante el periodo en el que fueron objeto de la más profunda indiferencia por parte de los gurús de guardia. Realmente hubo unos meses, unos cuantos, en los que sólo un reducido número de fieles les arropaba, en modo aldea gala talmente. Nosotros formábamos parte de ese grupúsculo y tuvimos la oportunidad de charlar con ellos en su local de ensayo, por Pueblo Nuevo creo recordar, además de tomar cañas en más de una ocasión.

Naturalmente, el grupo de adeptos crecía día a día, ante lo arrollador de la propuesta musical del grupo. A diferencia de lo que hacían la mayoría de bandas, copiar con más o menos descaro lo que venía de Londres, ellos miraban hacia adelante y flirteaban con el funk, los ritmos africanos o lo latino antes de que fuera tendencia. Es lo que tiene tener talento y personalidad, permite tirar palante, y el tiempo se encarga de poner las cosas en su sitio.

Como suele pasar, había gente poniendo palos en las ruedas, concretamente los responsables de Hispavox, incapaces de entender la propuesta musical y rechazando sistemáticamente las maquetas. También se barajó la posibilidad de que el inefable Julián Ruiz se encargara de la producción, cosa que afortunadamente no llegó a ocurrir nunca y que hubiera terminado, sí o sí,  como el Rosario de la Aurora. Hay que destacar que muchas de  las canciones que ya tocaban en el verano del 82 y que los fieles cantaban a grito pelado en los conciertos (en la entrevista ya se habla entre otras de  La Secta del Mar,  Escuela de Calor, En Portugal, El Nadador, Un Africano por la Gran Vía o Historia de Playback) constituyeron el eje de su grandioso Lp La ley del Desierto, La Ley del Mar, primero que grabaron para Ariola, y que no vio la luz hasta 1984, casi dos años después de esta entrevista. En otras palabras, los señores de Hispavox tuvieron sus bien remuneradas posaderas apoyadas sobre un repertorio histórico y lo único que fueron capaces de hacer fue tratar de chantajear al grupo para que les entregara otra Moda Juvenil… en fin.

No me enrollo más. Las imágenes son clicables y merece la pena leer la entrevista porque arroja algo de luz sobre este grupo mítico (no me gusta la palabreja pero aquí creo que se puede usar) que tuvo además el buen gusto de no reunirse con fines crematísticos desoyendo, estoy seguro, muy buenas ofertas.

Por último señalar que para ilustrar utilizamos una foto que nos cedió Marivi Ibarrola, de actualidad por su libro Yo Disparé en los 80, y cuyo nombre reflejamos erroneamente como Mariavi Ibarrula. Disculpas! … con 30 años de retraso.

Radio Futura, ¿qué ocurrió entre la moda y la estatua?

Pocos grupos de los 80 han logrado acumular el prestigio y la credibilidad de Radio Futura. Sin embargo, hubo un momento en el que el perfil público del grupo se desdibujaba… aparentemente

Después del descalabro conceptual que supuso Música Moderna, un disco (no muy bueno en realidad) que su compañía quiso mercadear para fans, y de la salida de Herminio Molero y Javier Pérez Grueso, el grupo perdió el favor de los dioses y  se quedó en tierra de nadie. Las radios que cortaban el  bacalao cool  les dieron la espalda y su compañía, Hispavox, los relegó al dique seco, incapaz de vislumbrar una salida para la banda. Recuerdo perfectamente un concierto en el Marquee con muy poquita gente, y a Gonzalo Garrido refiriéndose a ellos en su programa de Onda 2 como “un grupo en franca decadencia“. También conciertos en una Escuela de Caminos bastante desolada, y hasta en un minúsculo garito, casi putiferio en la zona de Antón Martín, regentado por Miguel Ángel Arenas, … Paradójicamente, el grupo crecía artísticamente a pasos agigantados, de tal manera que los  fieles, que en ese momento no éramos tantos,  asistíamos a un progresivo reclutamiento de seguidores cada vez más convencidos. Nosotros ya  dedicamos a Radio Futura un artículo de Extanislao “Tanito” Abellán en el primer número (clica la imagen para leer el artículo).

 En realidad, y aunque había quien era incapaz de verlo,  la progresión del grupo era imparable. El carisma de Santiago y Luis Auserón, la guitarra prodigiosa del recientemente desaparecido  Enrique Sierra y el sonido de la banda en directo (con Solrac a la batería) componían un cuadro completamente distinto al de las bandas locales que veíamos cada día en los escenarios. Y sobre todo estaba el repertorio. Ya estaban tocando Escuela de Calor, Un Africano Por la Gran Vía, Historia de Playback, Rompeolas… y hasta alguna inédita que no llegó nunca a grabarse (recuerdo un tema llamado Drácula).

A todo esto, Hispavox les rechazaba las maquetas y sólo lograron liberarse de su yugo después de la prodigiosa Estatua del Jardín Botánico, para terminar grabando aquel repertorio enorme con Ariola en La Ley del Desierto / La Ley del Mar.

No me enrollo más, en un número posterior de Moulinsart hay una entrevista con el grupo y ya retomaremos. Sólo comentar que llevo todavía en la retina la imagen de Santiago y Luis Auserón saltando al público desde el escenario de Rockola, en pleno concierto, para sacudir mamporros (con notable soltura debo decir) a alguien que estaba  a su vez metiéndole a su hermano (… creo, mis recuerdos de la época no son 100% nítidos, y no sólo por el paso del tiempo). Terminado el incidente volvieron al escenario y siguieron con el show como si tal cosa, ¡qué superestrellas!