El número final completo de Ediciones Moulinsart, y adiós muy buenas.

Ahora que la inefable serie Cuéntame se adentra en las procelosas aguas de los ochenta, y su star  Arias ha presentado las campanadas de Nochevieja en un sospechoso estado de locuacidad, tú que eres joven, aunque no tan famoso,  también puedes revivir aquellos trepidantes episodios de La Movida, sin tener que consagrarte al folklore colombiano.

Ediciones Moulinsart. Número final. Editorial

Así es. En nuestro afán por hacer más llevadera la crisis a los españolitos, volvemos a hacer disponible un número completo  en riguroso modo baidefeis. Completa tu colección con nuestra última entrega y comprueba con esos ojitos cómo nos las dábamos de modernos publicando artículos sobre Birthday Party, Siouxsie & The Banshees, The Feelies o The Cure. Chicas ligeras de ropa dibujadas por el gran Victor Coyote y loas a Los Elegantes, amen de nuestras tradicionales impertinencias en formato de noticias cortas, críticas de discos y conciertos y artículos filosóficos fruto de nuestras mentes juveniles, perjudicadas por las hormonas y el alcohol que servía el Rockola. Pincha en el enlace y consigue el fanzine completo en pdf, ¡respetando fielmente nuestro clásico formato de fotocopias ligeramente torcidas!

Ediciones Moulinsart Número final

PS … y esto ha sido todo.  Gracias a los muchos o pocos que hayáis seguido el blog. Después de treinta años ha sido muy divertido desempolvar aquellas fotocopias y rememorar los días y las noches del 82. Esperamos que os haya entretenido algún rato y que los estudiosos de La Movida lo puedan utilizar para subir nota en sus tesis doctorales. Puede que publiquemos algún post más a medida que vayamos encontrando más memorabilia ochentera en cajas de mudanza sin abrir. No olvidéis supervitaminaros y mineralizaros.

Una entrevista exclusiva con The Cure en Ediciones Moulinsart (!!!)

El día que un tal Nacho Goberna contactó con nosotros para ofrecernos publicar la entrevista que había realizado a The Cure, en exclusiva en nuestro misérrimo fanzine, casi nos da un alipapo.

Ediciones Moulinsart. Número final. The Cure 1

No conocíamos de nada a Nacho, que vivía en San Sebastián, así que aquello fue una especie de regalo divino.  Nacho Goberna era parte del dúo Agrimensor K, y más tarde fue el alma de de La Dama Se Esconde, marca bajo la cual alcanzó bastante relumbrón. Evidentemente era un fan devoto de las huestes de Robert Smith, y de alguna forma se las apañó para perpetrar la entrevista, cosas que uno hace de joven. El caso es que nos permitió publicarla, y eso fue lo más gordo que nos ocurrió nunca, en términos absolutos, así que por enésima vez, muchas gracias Sr Goberna.

Aquí adjunto los jpgs para que se vea que no me estoy tirando el rollo, pero si alguien está interesado en leer la entrevista completa sin tener que encomendarse a Afflelou, puede hacerlo con mucha más facilidad en el blog de Nacho, en el que también se incluye el audio del histórico encuentro!

Ediciones Moulinsart. Número final. The Cure 2Ediciones Moulinsart. Número final. The Cure 3Ediciones Moulinsart. Número final. The Cure 4 001

Reflexiones sobre el puto perro del hortelano

No tiene mucho que ver con el fanzine en realidad, pero no me resisto a filosofar un rato sobre un fenómeno típicamente internetil que me pone de los nervios.

cartel serie B

Este verano publicábamos un post sobre un  estupendo canal de Youtube llamado Openflix.Un repositorio de películas freaks de los años cincuenta, con su metraje completo, lleno de perlas cultivadas de la época, perfectamente recopiladas, clasificadas y en un estado muy razonable. Hoy anduve brujuleando por YT y he descubierto que el canal, con todo su contenido, ha sido baneado y me aparece un letrerito con el siguiente texto:  “Se ha cancelado la cuenta de openflix porque hemos recibido varias reclamaciones por infracción de derechos de copyright de terceros relacionadas con el material publicado por el usuario.”

No tengo la más mínima duda sobre la naturaleza piratilla de Openflix, me refiero a que no tendría ningún derecho cedido sobre los materiales que subía a su canal y todo eso. También estoy 100% de acuerdo en que los titulares de derechos obtengan ingresos por la exhibición de las obras, la comunicación pública etc. Pero me repatea las gónadas la actitud de la industria audiovisual, que va por ahí destrozando lo que ella está siendo incapaz de construir. Máxime cuando es un hecho que puede monetizar esos contenidos, aunque hayan sido subidos por un tercero, gracias a los acuerdos que tienen suscritos con los diferentes servicios.

En la industria abundan los tontos de los cojones cortoplacistas con exceso de dioptrías, que a estas alturas del campeonato siguen intentando poner puertas al campo. Yo estoy de acuerdo en que se suprima un contenido “ilegítimo” si de manera simultánea ese mismo contenido se hace accesible por parte del titular de derechos justiciero. Pero hacer desaparecer material de coleccionista, así porque sí, cuando seguramente nadie en casa del derechohabiente tenía la más puta idea de la existencia de esas pelis, pues me parece una cabronada estéril.

Una de las mejores cosas de servicios como Youtube o las redes P2P es que han permitido que afloraran montañas de material que no estaba en ningún sitio, cosas abandonadas por sus legítimos dueños. En el caso de la música, que es lo nuestro, sería razonable que las compañías fueran reeditando lo mucho, muchísimo, que tienen todavía en sus estanterías, y que a medida que iban recuperando ese material, banearan lo que estaba subido por la patilla. Pero no, lo que hacen, o intentan hacer,  es tratar de eliminar las evidencias de su torpeza. Eso sí, no les pidas que reediten los discos originales, poque ni saben que existen, ni les interesan lo más mínimo, ni conservan los masters…

moon martin shots from a cold night cover

Squeezing out sparksCuando chapoteo por Potifís y similares me llama mucho la atención la cantidad de discos que, pura y llanamente, no existen. Y no estoy hablando de rarezas. El disco más emblemático de Graham Parker, Squeezing Out Sparks, está desaparecido en combate (también todos los demás, pero qué menos  que tener disponible el career album, que fue top 20 en UK y top 40 en USA, en vez de una recopilación vulgaris). De John Moon Martin, que publicó bastantes discos y escribió  hits  gordos como Bad case Of Lovin’ You o Cadillac Walk, no hay nada de nada. Y si ya bajamos un peldaño a cosas como esta del vídeo, que sonó bastante en Dinamita de Rafa Abitbol, pues claro, no queda ni rastro (yo lo tengo en vinilo afortunadamente).

Este es nuestro briconsejo de hoy: capullos de la industria, antes de eliminar un contenido alegando infracción de copyright, aseguraos de que lo vais a subir vosotros !!!

Los Elegantes en Ediciones Moulinsart

Aunque no son citados habitualmente en las quinielas de la Movida, Los Elegantes fueron un de los grupos claves en Madrid y, sin ningún género de dudas, los responsables de los directos más calientes de la época.

Ediciones Moulinsart. Número final. Los Elegantes 2.

El éxito de los Jam y otras bandas de revival mod en UK, unido al estreno de la película Quadrophenia en el 79 habían dado lugar a un cierto movimiento emulador en las calles del foro. En realidad la decisión de ser mod o rocker tenía en la mayoría de los casos más relación con el fondo de armario que con los gustos musicales. Por decirlo muy simplemente, si tenías una chupa de cremalleras podías optar por ser punk o rocker, si tenías una gabardina vieja de tu padre, que era mi caso, tenías la opción de hacerte mod. Una vez elegida tu “tribu urbana” como dicen ahora, lo que hacías era ir a todos los conciertos sin hacer muchos distingos estilísticos, al fin y al cabo se trataba de salir y pasarlo bien.

Hay que decir que las oportunidades que ofrecía el Rastro para la guardarropía mod masculina eran amplias en la década. Los ropavejeros ofrecían multitud de prendas en diversos grados de putrefacción, que con los complementos adecuados y unas chapas con símbología británica, daban el pego perfectamente: trajes de tres botones, gabardinas raidas, corbatitas estrechas, zapatos del año catapún (a estrenar en muchas ocasiones)… Para las chicas la oferta era aún más amplia ya que además de la ropa usada tenían la opción de entrar a saco en el armario materno y desempolvar trapitos yeyés estupendos. Una maravilla.

ahora, no mañana

En la redacción del fanzine nos tiraba mucho la cosa mod. Javier Carrascal practicaba un dandismo exacerbado y yo digamos que me disfrazaba los fines de semana. Todo ello bajo la mirada desaprobatoria de Enrique Sauer aka The Mexican, que había adoptado la causa siniestra con todas sus consecuencias. De nuestras correrías quedó constancia una mañana  en las cercanías de la Sala Consulado, el día que Graduate, creo recordar, tocaban en El Gran Musical. Fuimos inmortalizados entre otros pipiolos caracterizados (incluyendo a Mario de La Unión) por el gran Miguel Trillo y una de esas fotos acabó siglos después ilustrando la portada del libro ¡Ahora! no mañana, para regocijo de nuestros familiares y amigos…

El caso es que lo de ser mod dejó de ser gracioso cuando el ecosistema se equilibró con su correspondiente población rocker, una de cuyas diversiones favoritas era sacudir mamporros a los de la corbatita. Por los pelos me libré yo una noche de ser caneado en Moncloa. Cuando llamé a Javier para contárselo él estaba regresando de la casa de socorro donde le acababan de suturar la cabeza, merced al amable recuerdo en forma de cadenazo que había recibido de uno con tupé… Ahí se terminó mi singladura mod, no estaba uno por la labor de ser descalabrado a cuenta de una moda inglesa, hasta ahí podíamos llegar…

Pero a lo que íbamos: Los Elegantes. Se les etiquetó como mods y con la etiqueta se quedaron, pese a que en la práctica se trataba de un grupo de amantes de la música de los sesenta y del pop de alto voltaje. Como decíamos al principio, no son una referencia obligada cuando se rememoran aquellos años, quizás porque no tuvieron un single emblemático como les pasó por ejemplo a Los Secretos, que eran de una cuerda muy cercana por aquel entonces. Sin embargo, los que de verdad nos mecimos en aquellas turbulencias de los primeros ochenta los recordamos muy bien, sobre todo por sus memorables directos. Al fin y al cabo, es por los conciertos por lo que un grupo de rockandroll debería ser recordado, ¿no? Sonaban muy bien, una sólida base rítmica que incluía un batería inusualmente bueno para lo que había entonces, y eran creíbles, enérgicos y carismáticos. Personalmente me quedo con la primera época, cuando cantaba el Chicarrón. Éste era un extraordinario personaje, mezcla de John Belushi y señorón burgués, capaz de llevar a la audiencia al paroxismo con sus performances. Realmente no estoy seguro de que fuera un buen cantante, pero lo que tengo claro es que era una estrella. Desapareció de repente y la voz solista la asumió Emilio, uno de los dos guitarristas, que también era un gran comunicador, aunque sin el carisma de su predecesor. Y el repertorio era bueno, alternando covers en español con composiciones propias que los devotos coreaban de pe a pa. Lamentablemente sus primeros discos no capturaron la fuerza de  los directos, y cuando por fin encontraron buenos productores su estrella ya no lucía tanto. En fin, un gran grupo, buenos amigos, y un montón de  recuerdos de conciertos tempestuosos. Uno se pregunta si en esta época de rentrées traídas por los pelos, tendría sentido que estos tipos (alguno de ellos como Juanma del Olmo, en plenísima forma) se juntaran aunque sólo fuera una noche, para poner algún local patas arriba como en los buenos tiempos.

Ediciones Moulinsart. Número final. Los Elegantes 1. 001

Hemeroteca ochentera de la güena

Echando mano una vez más de nuestros insondables archivos, traemos hoy un buen artículo de Eugenio Haro sobre la trastienda del paritorio de los grupos de la época.

Imposible ha resultado datar con exactitud estas cinco páginas del País Semanal, pero deben ser del  81, así a ojo. A los viejos del lugar les resultarán familiares las caras de los habituales del Rockola que aparecen en la fabulosa foto de la doble página, y alguno la subirá al feisbuc y “etiquetará” a los que sigan vivos, eso fijo. Las punkettes Ye-Yé, Almudena, Silvia Lendínez, Maite (creo que más tarde señora de un Ronaldo), de  la señorita morena de la lengua fuera no recuerdo el nombre pero sí a ella, inalcanzable sex symbol de la época. Igual me pasa con el nombre del caballero de la camiseta de los Ramones (cuando no la vendían en Zara),  con otro señor que aprieta los dientes al fondo y con  la rizosa y neumática jovencita part time punk con muñequera a la derecha, espero que sepan perdonarme. También salen Iñaki de Glutamato Ye-Yé, Jane Maeztu de La Mode, uno de los Bólidos luciendo tremenda mata de pelo y el cantante de los Zoquillos  (¿Pablo?) que fue novio de Olvido Gara al menos un ratín.

Merece la pena abrir los jotapegés y leerse el artículo de Eugenio, que sabía de primera mano de lo que hablaba. Perdón por la calidad del escaneo, es lo que hay, y una pena que las fotos sean tan chicas: puede verse parte de  la primera formación de Glutamato, incluyendo a Alberto Haro, PatachoRodrigo D. Lorenzo, más tarde en  Ciudad Jardín (grupo en el que también militó Eugenio), y también a Poch, con  Alejo Alberdi y Paco Trinidad en extraña pose y adelantándose en 30 años al movimiento gafapasta. También a los Negativos (o ya eran los Monaguillosh) y a   unos mods que no identifico, pero diríase que el batería es Mario, de La Unión, cuando se le conocía como “Mariano el Mod“.

Las Pin Ups de Victor Coyote en Ediciones Moulinsart

Frito teníamos al bueno de Victor con nuestras solicitudes, y para el número final nos cedió estas tremendas ilustraciones.

Adorábamos , como no puede ser de otra forma, la estética cincuentera y las voluptuosas pin ups de Alberto Vargas, que además había hecho la portada del Candy O de The Cars. Nuestros modestos medios o nos permitían fusilar felizmente, como era nuestra costumbre, aquellos fabulosos pibones a todo color, y por eso las enérgicas señoritas de tinta china del Maestro Abundancia nos venían al pelo. Chicas duras, auténticas y tirando a putas, en unas preciosas ilustraciones cuyos originales devolvimos religiosamente al autor.

Ya podíamos jubilarnos tranquilos. Nuestro sueño de exhibir tetas en las páginas de Ediciones Moulinsart se había convertido en realidad!!

Cordero contra pajaritos

Mientras sacamos punta al lápiz, unas disquisiciones de garrafón sobre la condición del blogger.

Cuando en 1982 publicábamos el fanzine, la suma de las tiradas de todos los números, aun con un redondeo generoso, era muy inferior al presunto número de visitas de este blog semidesértico. Sin embargo, apuesto cordero contra pajaritos a que en la época teníamos más lectores, entendiendo por lector una persona que, expuesta a la letra escrita, va y se la lee. Viene esto a cuento porque la mayoría de los que practican este moderno pasatiempo de las bitácoras son más o menos adictos a las estadísticas que tan puntualmente pueden obtenerse en internet. Piensa el blogger que visitante es igual a lector, sin acordarse de sus propios hábitos como internauta. En la práctica, muchos de los que por aquí pasan lo hacen por puro accidente o en vuelo rasante, pero claro, a uno le gusta pensar que se demoran en la atenta lectura de sus delirios, es cosa humana al fin y al cabo.

Cuando se profundiza mínimamente en las herramientas que wordpress, por ejemplo, pone a disposición del plumilla frustrado, se hace patente como muchos de los despistados que pasan por aquí venían buscando cosas muy diferentes. En nuestro caso, la palabra más buscada y por lo tanto la mayor generadora de tráfico es, tachán, Clio Goldsmith. Es más, su sola inclusión en estos párrafos, carentes del más mínimo interés, catapultarán este post al top de nuestro inane ranking, haciendo buena una vez más la célebre teoría que compara la capacidad tractora de tetas y carretas.

Las necrológicas dan también bastante juego, y así las inesperadas desapariciones de Bernardo Bonezzi y Gonzalo Garrido también han dado lugar a más visitas de las que se esperaban, al menos en estos casos se trata de personajes relevantes para nuestra particular guerra. Uno que recibe bastantes búsquedas es Pedro Munster, y también términos como Rockola, Alaska, Radio Futura, Victor Coyote, Los Nikis… en fin los más obvios.

Capítulo aparte merecen las búsquedas pintorescas que, por el motivo que fuera, terminan en casa de uno. Se encuentran conceptos apasionantes como “actuaron hoy en al fondo hay sitio“, “letras de mucisas q nadien haigan cantando” (sic), “corte de cabello sychobilly“, “imágenes tristes para pin“, “ana curra tetas” (!), “división de la huerta“, “reflexiones bonitas y cortas“, “tortilla editorial” (?), “pasando chicle a otra boca” (!!!) y mi favorita, y que me llena de esperanza, “calentonas de 30 años“.

Me gusta imaginar el breve gesto de  decepción que habrá surcado el careto de estos avezados exploradores de la red antes de abandonar para siempre nuestro pequeño pisito. Son los misterios de los buscadores, ciencia muy en boga y que se define con el palabro internetil SEO-SEM, como sabe todo el mundo. Lo que toca.

El número completo de Verano 1982, por la patilla

En este verano repleto de buenas noticias, una vez más desafiamos a Windows & Montoro, los DJs de moda,  con un nuevo óbolo editorial. Ahórrate 50 de las futuras pesetas con un discreto clic y rememora a la sombra de un ciruelo el trepidante estío de 1982, cuando Naranjito imponía su despiadada ley.

Después de este post tomaremos unas merecidas vacaciones blogueras hasta septiembre. Se supone que casi todo el mundo tiene un blog, cosa ésta muy discutible, así que ya sabréis lo laborioso que es mantener el ritmo de dos post semanales que nos hemos impuesto, a nuestra edad provecta. Para mantener el suspense y acabar en una buena nota, aquí va, en formato pdf y respetando fielmente nuestro legendario formato de fotocopias ligeramente torcidas, el número completo de Ediciones Moulinsart publicado el verano de 1982.

Disfruta de las entrevistas con Radio Futura y los jazzetas de Defunkt, culturízate con el artículo sobre The Associates, típica flor de un día de la época, aprende sobre Scritti Politti, Stiff Little Fingers o The  Records

… o descubre la pericia como relatista de Sabino Méndez ,  e incluso inocúlate, totalmente baidefeis, unas dosis de odio africano desde nuestra sección de noticias breves, titulada en esta ocasión “Il conforto del più completo automatismo“, como no podía ser de otra forma.

Y si, en un gesto de evidente desprecio hacia los bosques del planeta, has optado por imprimirlo, reutiliza las hojas para envolver el bocadillo, o practica el noble arte de la papiroflexia!

La entrevista con Radio Futura en Ediciones Moulinsart

Hacía falta ser muy muy burro para no darse cuenta de cuál era el mejor grupo de Madrid en aquellos años.

Ya explicamos en un post anterior cómo eramos fans fervientes de Radio Futura, incluso durante el periodo en el que fueron objeto de la más profunda indiferencia por parte de los gurús de guardia. Realmente hubo unos meses, unos cuantos, en los que sólo un reducido número de fieles les arropaba, en modo aldea gala talmente. Nosotros formábamos parte de ese grupúsculo y tuvimos la oportunidad de charlar con ellos en su local de ensayo, por Pueblo Nuevo creo recordar, además de tomar cañas en más de una ocasión.

Naturalmente, el grupo de adeptos crecía día a día, ante lo arrollador de la propuesta musical del grupo. A diferencia de lo que hacían la mayoría de bandas, copiar con más o menos descaro lo que venía de Londres, ellos miraban hacia adelante y flirteaban con el funk, los ritmos africanos o lo latino antes de que fuera tendencia. Es lo que tiene tener talento y personalidad, permite tirar palante, y el tiempo se encarga de poner las cosas en su sitio.

Como suele pasar, había gente poniendo palos en las ruedas, concretamente los responsables de Hispavox, incapaces de entender la propuesta musical y rechazando sistemáticamente las maquetas. También se barajó la posibilidad de que el inefable Julián Ruiz se encargara de la producción, cosa que afortunadamente no llegó a ocurrir nunca y que hubiera terminado, sí o sí,  como el Rosario de la Aurora. Hay que destacar que muchas de  las canciones que ya tocaban en el verano del 82 y que los fieles cantaban a grito pelado en los conciertos (en la entrevista ya se habla entre otras de  La Secta del Mar,  Escuela de Calor, En Portugal, El Nadador, Un Africano por la Gran Vía o Historia de Playback) constituyeron el eje de su grandioso Lp La ley del Desierto, La Ley del Mar, primero que grabaron para Ariola, y que no vio la luz hasta 1984, casi dos años después de esta entrevista. En otras palabras, los señores de Hispavox tuvieron sus bien remuneradas posaderas apoyadas sobre un repertorio histórico y lo único que fueron capaces de hacer fue tratar de chantajear al grupo para que les entregara otra Moda Juvenil… en fin.

No me enrollo más. Las imágenes son clicables y merece la pena leer la entrevista porque arroja algo de luz sobre este grupo mítico (no me gusta la palabreja pero aquí creo que se puede usar) que tuvo además el buen gusto de no reunirse con fines crematísticos desoyendo, estoy seguro, muy buenas ofertas.

Por último señalar que para ilustrar utilizamos una foto que nos cedió Marivi Ibarrola, de actualidad por su libro Yo Disparé en los 80, y cuyo nombre reflejamos erroneamente como Mariavi Ibarrula. Disculpas! … con 30 años de retraso.

Rockers Vampiros en Ediciones Moulinsart, por cortesía de Sabino Méndez

En su estapa intocable, el gran Sabino Méndez colaboró con el fanzine y nos permitió publicar un relato corto con sus correspondientes ilustraciones.

A nadie se le escapa que el éxito de Loquillo se cimentó en su colaboración con Sabino Méndez y en las grandes canciones de épica rocker con pan tumaca que vieron la luz en aquellos años. La de Loquillo es una carrera ya muy larga en la que hay de todo, pero el impacto de Rockandroll Star, Cadillac Solitario, Esto no es Hawaii y compañía fue tan grande que le convirtió en personaje casi mítico de la escena estatal. Otra cosa es que con el tiempo se haya dedicado a musicar poetas, platicar con intelectuales para anunciar bancos y otras atroces ofensas al buen gusto. Mientras no vaya por ahí repartiendo pan de molde con Punset seguiremos respetándole y recordando con placer el impacto de su primer disco, y sus energéticos primeros directos en Madrid, cuando algunos rockers puristas de la meseta le esperaban a la salida para cascarle.

Pero volvamos a Sabino. De alguna forma contactamos con él y le liamos para que nos cediera el relato con sus estupendas ilustraciones de línea clara.  Recomendamos encarecidamente que cliquéis en las imágenes para leer el cuento, una pequeña delicatessen de serie B que ahora desempolvamos.

Ha llovido bastante y el rocker es ahora un tipo distinguidísimo con aspecto británico, que aparece en los medios con cierta frecuencia por su implicación en cierta Sociedad de Gestión que no osaré nombrar para evitar que esto se llene de trolls descerebrados. Gracias Sabino, nos encantó publicar El Vampiro entre nosotros. ¡Esperamos que en algún momento de debilidad sucumbas a teclear  tu nombre en Google y acabes viendo esto!