Siniestro Total en Ediciones Moulinsart

No es por tirarnos el rollo, pero estoy casi seguro de que nuestra reseña sobre Siniestro Total fue la primera que publicó un medio escrito.

En realidad se trataba de un tema de familia. Mi hermano Pepo salía con una chica, cuyo primo vigués tenía un grupo de punk rock. El primo en cuestión resultó ser Julián Hernández, , de modo que la primera maqueta, que ya incluía Ayatollah, Matar Jipis en las Cíes, Mario Encima del Armario, Purdey etc. acabó sonando en nuestro infame radiocassette al poco tiempo. La cinta llegó a manos de Jesús Ordovás por mediación de Pepo, y el resto ya es historia. En la Wikipedia, esa infalible fuente de saber, hay una biografía muy prolija que detalla todos aquellos avatares.
En nuestra tontuna juvenil ochentera, nos maravillaba que un grupo “no madrileño” fuera capaz de tales prodigios,  estábamos infatuados por las bellezas locales y eso nos agilipoyaba más de la cuenta.  También éramos bastante beligerantes con los medios de fuera, sobre todo de Barcelona,  que miraban con desconfianza a todos esos grupetes emergentes que no daban una nota en su sitio y que para nosotros eran intocables. Siniestro Total como Aurelio el Misionero, nos hicieron ver la luz. Treinta y tantos años después ahí siguen,  a sus espaldas una carrera llena de coherencia, frases lapidarias y  momentos gloriosos. Este fabuloso vídeo clip representa a la perfección los valores que defienden estos gallegos:

En esta carrera de grupo ya mítico han jugado un papel importante las versiones de otros artistas. Hay que señalar que por aquel entonces, cuando uno quería hacer un cover lo hacía y punto, no se era tan cuidadoso como ahora con el tema de permisos editoriales etc. Las versiones de Siniestro Total, muchas recogidas en el disco Gato por Liebre (1997), no tienen desperdicio y ya de paso aprovecho aquí para contar una batallita poco conocida al respecto: En la edición española de la banda sonora de la primera peli de Matrix, desde Warner se consiguió colar un tema de Piratas (Mi Matadero Clandestino) así que invitaron a Ferreiro y compañía (en aquella época su esfínter no era todavía objeto de succión por la nomenklatura indie) a amenizar el sarao de presentación en Barcelona. Andaba por allí Keanu Reeves que, algo pedo, acabó subiendo al escenario para tocar el bajo, y , buscando algún tema que se supieran todos terminaron tocando Minha Terra Galega, que el astro guiri conocía en su versión original Sweet Home Alabama, claro. Lamentablemente no había llegado la era del teléfono con cámara, y no hay testimonios audiovisuales de tan memorable lance, pero doy fe de que así sucedió.

Anuncios

El Gruppo Sportivo en Ediciones Moulinsart

Como por algún sitio hay que empezar, y aprovechando que mañana estará el Gruppo Sportivo tocando en Madrid, arrancamos nuestras reediciones con un artículo firmado por servidor y correspondiente al primer número del fanzine,en febrero de 1982. Las imágenes son clicables si quieres leerlo.

Siempre he sido muy fan de este combo holandés, liderado por Hans “Vandefruits” Vandenburg. Tuvieron la mala suerte de empezar su carrera con dos discos tan memorables (1o Mistakes  y Back to 78) que a partir de entonces la doctrina estableció que ya no tenían nada nuevo que ofrecer etc. etc. Fundamentalmente, lo que pasaba era que, cuando se puso de moda la cosa tenebrosa, la propuesta pop de los de La Haya se le indigestó a los gurús de guardia. Ajeno a estas profundas reflexiones, el Gruppo Sportivo siguió entregando una serie de discos muy decentes y girando hasta la fecha, conservando hasta tres miembros de la formación original.

Tocaron en Madrid bastantes veces y en directo eran muy sólidos, nada de grupo graciosete como podría haberse esperado el personal. Tienen muchas clásicas (dos de ellas versionadas por Siniestro Total: I’m a rocket /Las tetas de mi novia y Go’n’get it/Superavit), pero la favorita de muchos fans sigue siendo esta joya del minimalismo, aquí en versión más minimalista aún, grabada por el propio Vandefruits en casa y con un teléfono!

KF