Rockers Vampiros en Ediciones Moulinsart, por cortesía de Sabino Méndez

En su estapa intocable, el gran Sabino Méndez colaboró con el fanzine y nos permitió publicar un relato corto con sus correspondientes ilustraciones.

A nadie se le escapa que el éxito de Loquillo se cimentó en su colaboración con Sabino Méndez y en las grandes canciones de épica rocker con pan tumaca que vieron la luz en aquellos años. La de Loquillo es una carrera ya muy larga en la que hay de todo, pero el impacto de Rockandroll Star, Cadillac Solitario, Esto no es Hawaii y compañía fue tan grande que le convirtió en personaje casi mítico de la escena estatal. Otra cosa es que con el tiempo se haya dedicado a musicar poetas, platicar con intelectuales para anunciar bancos y otras atroces ofensas al buen gusto. Mientras no vaya por ahí repartiendo pan de molde con Punset seguiremos respetándole y recordando con placer el impacto de su primer disco, y sus energéticos primeros directos en Madrid, cuando algunos rockers puristas de la meseta le esperaban a la salida para cascarle.

Pero volvamos a Sabino. De alguna forma contactamos con él y le liamos para que nos cediera el relato con sus estupendas ilustraciones de línea clara.  Recomendamos encarecidamente que cliquéis en las imágenes para leer el cuento, una pequeña delicatessen de serie B que ahora desempolvamos.

Ha llovido bastante y el rocker es ahora un tipo distinguidísimo con aspecto británico, que aparece en los medios con cierta frecuencia por su implicación en cierta Sociedad de Gestión que no osaré nombrar para evitar que esto se llene de trolls descerebrados. Gracias Sabino, nos encantó publicar El Vampiro entre nosotros. ¡Esperamos que en algún momento de debilidad sucumbas a teclear  tu nombre en Google y acabes viendo esto!

Anuncios

Tintinofilia

Seguro que no fuimos los primeros tintinófilos, pero sí que éramos muy devotos. Nos habíamos criado leyendo una y otra vez los álbumes con lomo de tela que publicaba Editorial Juventud, y lo llevábamos ya en el ADN. La Tintinofilia, como tantas otras perversiones, va y viene. Últimamente está en alza, tras haberla tocado Spielberg con su divino dedo.

Clasificada entre las grandes escisiones de la humanidad (Mods/Rockers, Cola Cao/Nesquick, Madrid/Atleti etc.) está la que separa a  los seguidores de Tintin de los de Asterix. Nosotros tomamos partido decidido por el primero, sin dejar de admirar profundamente a los Galos de Goscinny/Uderzo, que conste en acta.

En Las Aventuras de Tintin hay respuestas para casi todo, no tanto por el propio protagonista, que es pelín repelente, como por el interminable elenco de secundarios creados por Hergé. Como le ocurre a la mayoría de seguidores de estos libros, el Capitán Haddock es nuestro personaje favorito, y de ahí viene lo de Ediciones Moulinsart. Ni que decir tiene que todo se hizo rigurosamente baidefeis… al cabo de un tiempo resultó que las Ediciones Moulinsart existen de verdad, así que cualquier día nos meterán un paquete como si fuéramos una versión nuevaolera del Gordo de Megaupload, ese supervillano digital.

Hay que decir que uno de los nombres que barajamos para el fanzine era “Rodrigo Tortilla, tú me has matado“, célebre frase del loro de La Oreja Rota que permitió descubrir al asesino de su amo, pero lo desechamos por poco comercial. En el primer número sí que usamos la viñeta en cuestión como encabezamiento de la sección de noticias cortas, para aliviar nuestras conciencias. Hay muchos momentos tintinófilos en el fanzine como podréis ver en futuras entregas.

Además de ser  fans del reportero belga, nos gustaba mucho la escuela de comic que se dio en llamar “línea clara“, que era además muy socorrida a la hora de la publicación en viles fotocopias. También utilizamos una página de Los Papalagi, el famoso libro ilustrado por Joost Swarte (clica en la ilustración para agrandarla) cuyo título nos venía al pelo para darle caña a UA, un grupo que rozó el éxito con los dedos, pero que a fuerza de complicarse la vida no llegó ni a one hit wonder, y eso que tenían un buen single, “Cantante de Opera” .