Punto pelota

Hoy hace justamente 30 años, los miembros de la redacción de Ediciones Moulinsart amanecían con tremenda resaca. El motivo, la fiesta de presentación del número de despedida del fanzine que tuvo lugar la víspera en el Rockola.

Terminado el verano, y acompañado por nuestro colaborador habitual Luis  (Cave) de La Fundación y Enrique Sauer, aka The Mexican, cumplí con el obligado viaje ritual  a Londres que en aquella época todo modernillo debía realizar. No se trataba naturalmente de una aventura de alto presupuesto, no teníamos un clavel y lo poco que atesorábamos se dedicaría a la compra de discos, tickets de conciertos y algún trapillo que lucir a la vuelta. Recuerdo un tiempo malísimo, un bed & breakfast tristón regentado por una gallega pechugona y varios conciertos, sobre todo de artistas de la onda siniestra: Killing Joke, Bauhaus con Southern Death Cult (más tarde The Cult) como teloneros. Muchas hamburguesas, dolor de pies y una maleta llena de camisetas y vinilos usados que pesaba un quintal. En el vuelo de vuelta coincidimos con Siouxsie & The Banshees, que ofrecían dos conciertos en Rockola el 29 y el 30 de Octubre. Recuerdo a la diva visitando reiteradamente el lavabo durante las dos horas de vuelo, tendría cistitis la pobre. A todo esto, habían tenido lugar las elecciones generales y Felipe González había arrasado, cosa que en realidad no nos importaba demasiado, nosotros estábamos a lo nuestro.

Justo después de llegar de Londres lanzamos nuestro número de despedida, que desgranaremos por aquí en las próximas semanas. Para celebrarlo, montamos el sarao en el Rockola, embarcando para la ocasión a amiguetes músicos en un cartel heterogéneo y sobre todo barato: Los Coyotes, buenos amigos de la casa, Alphaville con su desbordante alegría, la primera encarnación de Objetivo Birmania y los Funkcionarios, vecinos de Los Nikis que no duraron mucho creo recordar, y que tenían una cantante muy mona. A destacar lo temprano del horario, 19,30 horas y lo asequible de la entrada, 300 pelillas, no llega a dos euros. Francamente, yo no recuerdo muchos más detalles, por qué será.

Como es fácilmente imaginable, no se ganó dinero con el fanzine ni con la fiesta, pero tampoco se perdió e incluso dio para unas cañas. ¡Y hasta regalamos camisetas a los allegados! (también las pusimos a la venta pero me temo que no fueron un gran éxito)

Anuncios
Entrada siguiente
Deja un comentario

2 comentarios

  1. Qué buen post, hace unos días caí (gracias a Pedro Munster) en que se cumplían 30 años del concierto como teloneros de Alaska y los Pegamoides en su despedida (Facultad de Caminos). Y ahora descubro que fue el viernes posterior a la fiesta Moulinsart. No recuerdo si estuve. Sé que era amiga vuestra, y que había aprobado la asignatura de Antropología, en la parte “practica”, con un trabajo sobre los fanzines madrileños, que destripó el vuestro en particular. Qué cosas.

    Responder
  2. … nosotros seguro que estuvimos, pero lo cierto es que mis únicos recuerdos son de la entrada, al principio de la fiesta… luego cero!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: