El Rockola

Las salas de conciertos siempre han sido objeto de persecución casi inquisitorial en la capital del Reino del Paquidermicida. Hubo muchas, algunas buenas, como Carolina, Morasol, Universal, Jácara… y todas fueron  cayendo víctimas de las maquinaciones de algún vecino Notario o cosas por el estilo. Ninguna sin embargo, ha alcanzado la relevancia del Rockola.

Los 80 fueron ricos en acontecimientos, de eso no cabe duda, pero es imposible subestimar la importancia del costroso club de la calle Padre Xifré, en el que se cocinaron tantos episodios memorables. El Rockola, así con artículo, fue el epicentro de la vida musical de Madrid mientras consiguió mantenerse abierto. Antes de la sala grande estuvo el Marquee, antaño cabaret donde actuaron mucho tiempo Tip y Coll, tan sólo unos metros más allá. De hecho las dos salas estuvieron unidas durante un tiempo, a través de un angosto pasadizo. Como sala, el Rockola no es que fuera el acabose: fea, mal ventilada, repleta de columnas (en la tradición de la arquitectura madrileña del rockandroll)… y sin embargo se convirtió en el punto de encuentro de todos los que tenían algo que decir.

La clave fue la programación, tanto local como internacional. En aquellos años pasaron por su escenario la mayoría de artistas que lo petaban en UK, prácticamente en tiempo real. Eso permitió que por allí desfilaran primeras figuras como Echo and The Bunnymen, Thompson Twins, Siouxsie and The Banshees, Spandau Ballet, Simple Minds, Lords of the New Church … además de un sin fin de grupos no tan enormes pero que sí gozaban del apoyo de la radio y tenían en consecuencia una buena demanda, Fischer Z sería un buen ejemplo. Naturalmente los artistas locales de todo pelaje tocaron allí todos las veces que hizo falta.

Alrededor del Rockola reverdecieron una serie de baretos más o menos infames, algunos de ellos cuartel general de lumis sexagenarias,  que recibían los fines de semana,  a modo de inesperado maná, a hordas de chavales ansiosos por regar la plaza antes de someter a sus hígados a la violencia de los licores expendidos en el mítico antro. En uno de aquellos templos de las cañas fue donde una vez sustrajo Poch un lacón que luego se comió a dentelladas en el Rockola. Este episodio fue muy celebrado en su día, y desconozco si otros cronistas lo han reflejado previamente. También había, a la vuelta, una pizzería excelente que se llamaba Dama, y una cafetería que en su día se llamó Falcon Crest (!). Ni que decir tiene que la clausura del Rockola fue un mazazo para todos aquellos negocietes.

Hace unos años brujuleó por Internet un proyecto para recuperar la memoria del Rockola, y la verdad es que tenía buena pinta. Era en una etapa pre-feisbuc y no rulaba la información como hoy, y tengo la sensación de que se abandonó. En Youtube está todavía este vídeo, en el que desgraciadamente sale Ramoncín

En Moulinsart dábamos cumplida cuenta de cuanto acontecía en aquel inolvidable garito en nuestra sección de conciertos. En el segundo número por ejemplo, los conciertos de The Teardrop Explodes,  Funkapolitan y  unos jovencísimos Depeche Mode, que acababan de publicar su primer álbum (las imágenes son clicables).

Anuncios
Entrada anterior
Deja un comentario

5 comentarios

  1. Mi amiga Isabel y yo presenciamos el momento en que Poch se metía el lacón bajo su gabardina…

    Responder
    • Gracias Beatriz, por comentar (eres la primera!!) y por dar fe del célebre episodio del lacón bajo la gabardina (de cuero marrón) de Poch.
      Ya sabes dónde estamos.

      Responder
    • Javier

       /  abril 24, 2012

      No puedo creerlo, Beatriz e Isabel, que eran las chicas más guapas y simpáticas de aquellos tiempos, que alegría que recordéis la aventura del jamón. Estábamos Solrac, Poch, Carlos Tena, vosotras, Kiko y yo, y creo que hasta K. Turmix. ¡Qué buenos recuerdos!

      Responder
  2. ¡¡¡Hola Javier!!! Qué bueno reencontrarnos en este blog, y gracias por añadir detalles al recuerdo de aquel día… había mucha gente, un ambiente muy festivo… en fin , poco a poco podremos ir desgranando aquellos momentos… ¡¡¡un beso!!!

    Responder
  1. “Rock-Ola, Templo de la Movida” de Antonio Prada - Echo and The Bunnymen, The Stranglers, Nacha Pop y más | 15 de Mayo en Madrid Wizink Center

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: